Según la ciencia, estas son las seis claves que harán que una persona se enamore de ti

Lograr que una persona se enamore de ti no es fácil, porque por mucho que hablemos de «magia» y de «química» también se necesita algo de técnica. Es ahí cuando entra en valor la ciencia y los conocimientos de los expertos en seducción y materia afectiva. Porque hay recursos tan interesantes como prácticos para lograr un mayor impacto en ese alguien que te atrae.

Asimismo, hay otro detalle que vale la pena tener en cuenta. Muchas de esas estrategias que, según la ciencia, nos sirven para atraer y encandilar, también son decisivas para mantener la pasión y afecto cotidiano en una relación. Te proponemos, por tanto, ampliar tu repertorio psicológico para enamorar a la persona deseada. No dudes en tomar nota y en entrenar cada una de estas dimensiones.

1. Un buen sentido del humor te hace irresistible
Hacer reír a quien te gusta, ¿puede haber algo mejor? Desde luego que no. Porque es así como se crean las mejores conexiones. Es de este modo como se encienden las emociones positivas, la complicidad que se queda en el corazón y demostramos, además, nuestra inteligencia. Si decimos esto último, no es por casualidad.

Estudios, como los realizados por el antropólogo Gil Greengross de la Universidad de Nuevo México, nos revelan que el sentido del humor podría ser decisivo en la selección sexual. Elegimos a las personas con buen sentido del humor porque asociamos esta virtud a la inteligencia. De este modo, en caso de tener hijos, es posible que nuestra descendencia desarrolle esa competencia. Al parecer, en materia de elección de pareja o compañero sexual, nada queda al azar.

Estas serían algunas claves para mejorar esta habilidad:

El sentido del humor no debe caer en el desprecio, la burla o la crítica desagradable.
Usa el humor en el momento adecuado y no de forma constante.
Ríete de ti mismo.
Utiliza la ironía, pero sin derivar en el sarcasmo que daña.
Aplica una perspectiva distanciada de las cosas.
Haz razonamientos originales.
Culturízate para aplicar un humor inteligente.

2. Demuestra tu vulnerabilidad para ganar en cercanía
Mostrar vulnerabilidad es clave para que una persona se enamore de ti, porque con ella consigues edificar una buena intimidad. Ahora bien, ¿a qué se refiere la ciencia con esta dimensión? Pongámonos en contexto. Hay quien a la hora de conquistar a alguien no duda en aparentar su heroísmo, eficacia, sus grandes dones, capacidades y su buena resolución.

Todo ese repertorio queda bien en el mundo del cine, pero no siempre en el campo del amor. Mostrarte vulnerable en algún aspecto te hace humano y estableces cercanía e intimidad con el otro. Así, en un trabajo publicado en el Journal of Social and Personal Relationships nos indican que sincerarnos, mostrar nuestro ser interno, eleva la capacidad de respuesta y conexión emocional del otro.

Conozcamos algunas estrategias para lograr esta meta:

Explica a la otra persona algún hecho difícil de tu pasado.
No temas explicar cómo te sientes.
Si has pasado un mal día, no temas expresarlo.
Ser vulnerable también implica asentar las condiciones para que la otra persona lo pueda ser con nosotros. Facilitémoslo. Ser vulnerable es permitirnos ser sinceros con el otro para conectar desde las emociones.

3. Da pistas de que la otra persona te atrae
La timidez no es buena compañera a la hora de enamorar a alguien, pero cuidado, porque el descaro tampoco lo es. Debemos hallar un punto intermedio entre demostrar al otro que nos gusta, pero sin ser declaradamente abiertos o invasivos. Algo así requiere gracia, elegancia, necesita del lenguaje verbal y sobre todo del lenguaje no verbal. Ese donde las sonrisas hablan, ese donde los ojos sonríen y lo dicen todo.

Todo ese conjunto de gestos, miradas y palabras debe conformar una sinfonía en la que el otro intuya pistas de nuestra atracción hacia su persona. Un estudio del libro Nonverbal Behavior in Intimate Interactions and Intimate Relationships detalla que son esas interacciones no verbales las que juegan un rol decisivo en las relaciones íntimas. Por lo que ser más abierto en tu lenguaje corporal será la clave para encontrar el amor.

4. El arte de las buenas conversaciones (y cuánto más profundas mejor)
La persona que te gusta y tú no van a resolver el misterio del Big Bang o el enigma de la Esfinge de Giza. Sin embargo, las conversaciones profundas e interesantes son anclas para la atracción y formas de seducir a las neuronas. Porque, tengámoslo claro, la persona que logra «encender» el cerebro de la otra siempre tendrá ventaja.

Ser un Cyrano de Bergerac es cautivar la mente para acelerar el corazón. Así, entre esas cosas que harán que una persona se enamore de ti, no puedes olvidar las buenas conversaciones. Porque no hay nada como una charla que dura horas para crear intimidad con alguien.

Es más, investigación publicada en Scientific Reports, destacan cómo las conversaciones profundas logran una sincronización de los cerebros. Es decir, las ondas cerebrales de los interlocutores funcionan a un mismo nivel.

Claves para tener una conversación profunda:
Detecta los intereses de la persona que te gusta.
Inicia un diálogo donde la escucha activa siempre esté presente.
Evita los monólogos.
Haz contacto visual mientras hablas.
Comunícate con pasión.
Muestra atención por lo que expresa la otra persona.
Aporta datos originales a la conversación.
Recuerda que las conversaciones profundas no se basan en demostrar cuánto sabes, sino en disfrutar del diálogo y la aportación mutua de conocimientos.

5. La forma en que haces sentir al otro lo es todo
¿Recuerdas la última vez que te sentiste ilusionado, conectado al momento presente y feliz? ¿Estabas con alguien en ese instante? Pocas cosas son tan satisfactorias como la sensación de conexión, bienestar y sintonía absoluta con alguien. Y en el amor es clave. Porque el enamoramiento no consiste solo en atracción física, las personas nos enamoramos de cómo nos hace sentir el otro.

Esa sensación tan única y especial entre personas que están enamoradas crea un vínculo fisiológico que se caracteriza por respuestas físicas coordinadas. Esto se explica en una investigación en la revista Emotion. Algunas de esas reacciones sincronizadas son los latidos del corazón, muy frecuente en parejas románticas.

De este modo, nada es tan trascendente como crear conexiones positivas y profundas con alguien. Para lograrlo, ten en cuenta estas sencillas estrategias:

Propón llevar a cabo actividades originales: excursiones, prácticas de deporte o culturales, etc.
Muestra interés por la otra persona, cuídala y atiende los pequeños detalles.
Transmite positividad, haz que aprecie el aquí ahora, las experiencias simples.
Refuerza y valida cada palabra y emoción de la otra persona.

6. Circunstancias o elementos que harán que una persona se enamore de ti: tu personalidad
El aspecto físico es tu carta de presentación, pero tu personalidad es la invitación directa a que alguien pueda enamorarse de ti. Lo que eres, lo que te define, tus valores, creencias, la forma en que tratas a los demás, el modo en que reaccionas ante las cosas, tu experiencia y tus habilidades emocionales enciende (o no) el motor de la atracción.

En un estudio sobre el amor y la personalidad en Journal of Social and Personal Relationships se detalla que las personas que se atraen por su personalidad y tiene rasgos en común entablan relaciones de mayor calidad. No obstante, procura no representar un papel solo para atraer al otro, ni seguir narrativas comportamentales que no se ajustan a tus esencias. Muéstrate tal y como eres, cuidando, sobre todo, las siguientes dimensiones:

Apertura.
Confianza.
Empatía.
Humildad.
Cercanía.
Sentido del humor.
Comprensión

Entradas relacionadas

Deja tu comentario